Las venas arañita o telangiectasias son pequeñas venas dilatadas que se forman en la superficie de la piel; se ven debajo de la piel, pero no hacen que la piel sobresalga como lo hacen las venas varicosas.

Las venas tipo araña pueden surgir de la presión arterial en las venas varicosas y, por lo general, no presentan síntomas. Aunque generalmente se localizan en las extremidades inferiores, especialmente en los muslos, las pantorrillas y alrededor de los talones, también pueden aparecer en las manos, la cara y otras áreas del cuerpo.

Las venas arañitas generalmente aparecen como racimos delgados de color púrpura, azul o rojo, tomando su nombre de su llamativa forma de telaraña.

Mucha gente considera las arañas vasculares como un problema estético; sin embargo, podrían ser un signo visible del comienzo de problemas de circulación e insuficiencia venosa.

¿Qué causa las arañas vasculares?

Las venas araña aparecen debido a la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC). Esta enfermedad impide que las venas transporten correctamente la sangre desde las piernas hasta el corazón, lo que provoca que la sangre regrese y se acumule en las venas y se formen gradualmente arañitas y várices.

La función normal de nuestro sistema cardiovascular consiste en que las venas mueven sangre desoxigenada desde los tejidos corporales de regreso al corazón mientras que las arterias transportan sangre oxigenada por todo el cuerpo.

Para que este proceso suceda, las venas contienen válvulas unidireccionales que se abren y cierran, ayudando a que la sangre fluya contra la gravedad hacia el corazón. Si estas válvulas se dañan y no se cierran por completo, pueden permitir que la sangre fluya con la gravedad, provocando reflujo y afectando la circulación sanguínea. Las venas bloqueadas u obstruidas también pueden afectar el flujo sanguíneo de regreso al corazón.

La enfermedad por reflujo venoso (ERV), también conocida como insuficiencia venosa crónica (IVC), puede afectar hasta al 40 % de la población de EE. UU. y es más común en mujeres (especialmente después de embarazos múltiples) y en personas de mediana edad o mayores.

Las arañitas son asintomáticas y pueden aparecer por diversos motivos, entre ellos el factor genético o hereditario, el sobrepeso, influencias o alteraciones hormonales (pubertad, embarazo y tratamientos anticonceptivos), el envejecimiento, el sedentarismo (no hacer ejercicio), y permanecer por muchas horas sentado o de pie.

¿Quién está en riesgo de tener arañitas vasculares?

Según el artículo publicado por AHA Journals, un estudio médico sugiere que aproximadamente el 23 % de los adultos estadounidenses tienen venas varicosas. Generalmente está siendo más común en mujeres y adultos mayores. Si además se consideran las arañas vasculares y las venas reticulares, la prevalencia aumenta al 80% de los hombres y al 85% de las mujeres. (AHA Journals, Vol. 130, No. 7)

Las arañitas vasculares pueden aparecer por diversos motivos, entre ellos factores genéticos o hereditarios, sobrepeso/obesidad, influencias o alteraciones hormonales (pubertad, embarazo y tratamientos anticonceptivos), envejecimiento, sedentarismo (no hacer ejercicio) y permanecer muchas horas sentado o de pie.

El factor de riesgo categorizado como heredado es el factor de riesgo más significativo. Quiere decir que si los padres o algún familiar tuvieron varices, incluidas las arañas vasculares, existe un 90% de riesgo de desarrollar insuficiencia venosa crónica.

 

¿Cuáles son los síntomas de las arañas vasculares?

Aunque la apariencia estética de las arañitas no es la ideal, es aún más importante darse cuenta de que pueden ser un signo de insuficiencia venosa y pueden prevenirse visitando a un médico especialista.

Las venas arañita pueden ser asintomáticas; sin embargo, algunas personas pueden experimentar síntomas menores que incluyen; ardor, pesadez, picazón, hormigueo, entumecimiento o calambres en las piernas.

¿Qué son las venas varicosas?

Para comprender las venas varicosas, es importante comprender la función principal de nuestro sistema cardiovascular.

El corazón bombea sangre para suministrar oxígeno y otros nutrientes a todo el cuerpo. A medida que el corazón late, bombea sangre a través de un sistema de vasos sanguíneos llamado sistema circulatorio. Hay tres tipos principales de vasos sanguíneos: venas, arterias y capilares.

Las venas transportan la sangre usada o la sangre desoxigenada de regreso al corazón. Al mismo tiempo, las arterias transportan sangre oxigenada por todo el cuerpo.

Las venas contienen válvulas unidireccionales que se abren y cierran, ayudando a que la sangre fluya contra la gravedad hacia el corazón. Sin embargo, suponga que estas válvulas se dañan y no cierran completamente. En este caso, no son lo suficientemente fuertes para transportar sangre contra la gravedad y regresar al corazón. La sangre regresa y se acumula en las venas, desarrollando una condición médica llamada insuficiencia venosa crónica (CVI), que hace que las venas se hinchen, se vuelvan dolorosas y salgan venas varicosas.

Las venas varices son vasos sanguíneos abultados, retorcidos y agrandados que sobresalen debajo de la piel y, a menudo, parecen como cordones en las piernas. Por lo general, se encuentran en la parte interna del muslo, la pantorrilla o la parte posterior de la pierna. Sin embargo, pueden formarse desde el tobillo hasta la ingle.

Las venas varicosas son una afección médica progresiva que empeora con el tiempo. Las venas se van extendiendo lentamente, y pueden dejar de ser solo una preocupación estética para convertirse en una complicación de salud que provoque hemorragias, úlceras o infecciones.

 

¿Qué causa las venas varicosas?

Las venas varicosas son causadas por una condición médica llamada insuficiencia venosa crónica (IVC).

La insuficiencia venosa crónica (IVC) es una condición que ocurre cuando la pared venosa y las válvulas en las venas de las piernas no funcionan de manera efectiva, lo que dificulta que la sangre regrese correctamente al corazón desde las piernas.

Cualquier condición que bloquee las principales venas de las piernas o dañe o debilite sus válvulas puede causar la enfermedad por reflujo venoso (ERV), mejor conocida como insuficiencia venosa crónica (IVC).

Las condiciones que pueden conducir a VRD incluyen:

  • Trombosis venosa profunda (TVP)
  • Ausencia congénita (desde el nacimiento) de válvulas venosas
  • Los antecedentes de coágulos de sangre o TVP en la pierna dañan o debilitan las válvulas de las venas, lo que hace que las venas se agranden hasta el punto en que las válvulas no pueden cerrarse.
  • Tumores o crecimientos inusuales.
  • Obstrucciones en las venas de la pelvis o la ingle.

También existen diferentes factores también pueden aumentar el riesgo de desarrollar CVI, como:

  • Historia familiar
  • Años
  • Estreñimiento
  • Antecedentes de TVP (trombosis venosa profunda)
  • Embarazo, especialmente embarazos múltiples
  • Lesión en una vena
  • Cirugía reciente

* influencias o alteraciones hormonales (pubertad, embarazo y tratamientos anticonceptivos)

  • Tener sobrepeso/obesidad
  • Altura alta
  • Falta de actividad física
  • Sentado o de pie por largos períodos
  • Hipertensión (presión arterial alta), Colesterol alto, Diabetes.

influencias o alteraciones hormonales (pubertad, embarazo y tratamientos anticonceptivos)

¿Cuáles son los síntomas de las venas varicosas?

El signo más visible de las venas varicosas es una vena azul o púrpura agrandada y retorcida justo debajo de la superficie de la piel. Otros síntomas pueden incluir:

  • Arañas vasculares o telangiectasias: pequeñas venas dilatadas en la superficie de la piel.
  • Cansancio – Piernas pesadas: Los músculos de las piernas pueden sentirse lentos, cansados y pesados, especialmente después de la actividad física.
  • El área alrededor de las venas varicosas puede picar y descamar la piel.
  • Las piernas pueden doler, especialmente detrás de las rodillas. Además, es posible que tenga calambres musculares.
  • Las piernas, los tobillos y los pies pueden hincharse.
  • Decoloraciones y úlceras de la piel: las venas varicosas no tratadas pueden causar daño y decoloración de la piel si no se tratan.
  • Eccema venoso (dermatitis por estasis).

Según los síntomas y la apariencia de la piel, es posible categorizar las venas varicosas en 6 grados o tipos.

Etapa uno: arañas vasculares. Estas pequeñas venas de color púrpura rojizo son visibles en las piernas y los tobillos.

Etapa dos: venas varicosas agrandadas y torcidas. Estas venas hinchadas son, en muchos casos, la “etapa uno” de la enfermedad. Es la etapa en la que las personas a menudo se dan cuenta por primera vez de que tienen una enfermedad de las venas. Las venas hinchadas pueden ir acompañadas de picazón, ardor o entumecimiento a lo largo de las venas mismas y de piernas cansadas, débiles o adoloridas. Esta es la mejor etapa para tratarlos.

Etapa tres: edema (hinchazón), pero sin cambios en la piel. En esta etapa, la hinchazón de las piernas y los tobillos aumenta porque la CVI ha afectado la capacidad del sistema circulatorio para reabsorber líquidos. Una vez más, la elevación de las extremidades puede ayudar, pero no curará la enfermedad ni reducirá mucho la inflamación.

Etapa cuatro: cambios en la piel y decoloración. A medida que la enfermedad avanza, la congestión venosa y la mala circulación pueden provocar cambios en el color y la textura de la piel. Por ejemplo, la piel de las piernas puede volverse marrón rojiza o blanca y adquirir una textura más correosa que la deja quebradiza y propensa a lastimarse.

Etapa cinco: cambios en la piel con ulceración curada. En esta etapa, los rasguños o las lesiones en la piel endurecida pueden sanar con tratamiento y, a menudo, dejan cicatrices.

Etapa seis: cambios en la piel con ulceración activa. En esta etapa final de la CVI, las lesiones en la piel y las úlceras en las piernas se niegan a sanar incluso con tratamiento y pueden dejar las piernas cubiertas de llagas abiertas sangrantes.

¿Por qué tenemos Venas Varicosas?

Las venas varicosas son una condición médica que afecta a 1 de cada cinco personas en todo el mundo y afecta principalmente a las mujeres. Sin embargo, muchos hombres la padecen, aunque es más probable que los hombres dejen de acudir al médico especialista hasta que el problema ya está muy avanzado.

La Insuficiencia Venosa Crónica (IVC) es una condición médica que puede ocurrir por diferentes razones:

Herencia: una persona tiene hasta un 50% de posibilidades de padecer varices si uno de los padres padece la afección.

Edad: con la edad, las válvulas se desgastan y la sangre se acumula, provocando la dilatación de las venas.

Cambios hormonales en la mujer: los cambios hormonales que experimenta la mujer durante el embarazo, la menstruación y la menopausia hacen que las paredes de las venas se relajen. Los tratamientos hormonales, como las píldoras anticonceptivas, también aumentan el riesgo de venas varicosas.

Embarazo: durante el embarazo, el volumen de sangre en el cuerpo de una mujer aumenta para promover el crecimiento del feto. El embarazo aumenta la presión en las venas de las piernas, lo que provoca al menos “arañas vasculares” en las piernas.

Obesidad: el sobrepeso ejerce una presión adicional sobre las venas.

¿Cómo se pueden tratar las venas varicosas?

Existen diferentes tratamientos para las Varices que pueden sustituir a la cirugía tradicional. Estas opciones son menos invasivas, tienen un menor riesgo de complicaciones y los pacientes pueden regresar a sus actividades diarias en menos tiempo.

Láser endovenoso

El láser endovenoso es una de las técnicas más modernas para tratar las varices con la misma eficacia que ofrece la cirugía tradicional. Introduce un láser en la vena afectada, permitiendo que la energía térmica caliente la vena y la selle de forma permanente. Esto evita que circule más sangre por ella, eliminando efectivamente la vena o reduciendo su tamaño. Después del procedimiento, el cuerpo dirigirá la sangre a otras venas sanas.

Microflebectomía

Una vez cauterizada la vena con insuficiencia venosa, se recomienda otro procedimiento de flebectomía. Este procedimiento elimina por completo las venas varicosas inflamadas que se pueden ver en la superficie de la piel. La extracción de estas venas es necesaria para liberar la sangre estancada y disminuir los síntomas que afectan el bienestar del paciente. También restaura la apariencia suave de la piel.

VARITHENA

Varithena es un medicamento en espuma aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) para tratar la insuficiencia venosa y las venas varicosas. Varithena contiene (Polidocanol) un medicamento que se usa para tratar las venas varicosas grandes de hasta 12 mm, que generalmente causan dolor. Tras el tratamiento con Varithena, las varices colapsan y disminuyen de tamaño, eliminando el dolor y devolviendo el aspecto estético y saludable de las piernas.

Escleroterapia

Es el paso final en el tratamiento de las varices. La escleroterapia ayuda a mejorar la apariencia de esas ‘arañas vasculares’ indeseables.

El procedimiento consiste en inyectar una solución esclerosante estéril en la vena mediante una aguja muy fina. El objetivo es cerrar cada “araña vascular” y dirigir la sangre a otras venas que funcionen mejor. El cierre se consigue de forma gradual y natural, y los resultados finales se aprecian a partir de las 12 semanas.

Antes de elegir un tratamiento para las venas varicosas, es muy importante acudir a un especialista para hacerse una ecografía. Esta prueba le permite al profesional médico verificar el nivel de reflujo sanguíneo (cantidad de sangre devuelta) y determinar la gravedad de la enfermedad.

Contáctanos

¿Tienes alguna pregunta?

    Deer Park

    2103 Deer Park Ave, – Suite 200DEER PARK, NY 11729Ver horarios:Lunes a Sábado9:00 a.m – 5:00 p.m
    Leer Más

    Freeport

    385 West Sunrise HwyFREEPORT, NY 11520Ver horarios:Lunes a Sábado9:00 a.m – 5:00 p.m
    Leer Más

    Ridgewood

    55-03 Myrtle Ave.RIDGEWOOD NY 11385Ver Horarios:Lunes a Viernes9:00 am – 5:00 pmSábado9:00 am – 3:00 pm
    Leer Más

    Woodside

    64 – 05 Woodside AveWOODSIDE, NY 11377Ver Horarios:Lunes a Viernes9:00 am – 5:00 pmSábado9:00 am – 3:00 pm
    Leer Más

      Suscríbete a Nuestro Newsletter